Vivan los títeres


Esos títeres que cobran vida propia en su teatrillo y obligan a los titiriteros a decir cosas que no deberían decir.
Esos pequeños gamberros que se ríen de lo políticamente correcto y se atreven a correr a cachiporrazos a la autoridad.

No son muñecos, que esos hacen lo que les dicen sus dueños. Son títeres y eso son palabras mayores. Los muñecos son dóciles como los perros. Los títeres independientes como los gatos.

No hay límites para su crítica y no hay frontera políticamente correcta que no cruce. Afortunadamente.

Ha comenzado la semana intensa de #Titiricuenca, aunque ya tuvimos un aperitivo de lujo con esa Celestina desatada de @CarolinaCalema que vivimos en la jornada de presentación. Hoy hemos disfrutado de otra obra en la que el actor físico convive sobre el escenario con el títere de una manera natural y complementaria.

Sobre el escenario del Teatro Auditorio de Cuenca (@auditorio_cuenca) hemos podido disfrutar de la obra “Garbancito en la barriga del buey” de La Gotera de Lazotea, que ganó el premio #Fetén2017 y sobre al escenario han demostrado con la calidad de su interpretación lo merecido del premio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .